Una vez que tienes listo tu plano de iluminación y la hoja mágica con tus cambios de luz y guión de transpunte puedes llegar a hacer el montaje al teatro.

El proceso de preparación de una función da inicio con el montaje escenotécnico. En el montaje preparas todos los elementos que necesitas para una función: el escenario, la iluminación, la escenografía, el audio, el video y la ubicación espacial de los artistas escénicos.

Lo más importante en un montaje son la puntualidad y la amabilidad. Cuando eres puntual y respetuoso, el equipo técnico percibe que eres serio en tu trabajo. Por supuesto que llevar tu plano de iluminación hecho y tu hoja mágica organizada son otros factores fundamentales.

Ten muy claros los horarios de que dispones para que puedas organizar las tareas a realizar y cumplas con todas sin que se te agote el tiempo y tu iluminación quede inconclusa.

Corrobora que la información que tienes sea la misma que tienen los compañeros técnicos. Puede suceder que haya diferencias que no te favorezcan.

El proceso de montaje es normalmente como se muestra en el diagrama siguiente.

La función

Llegó el momento de la función. Lo más importante es que te mantengas coordinado con toda la gente involucrada en el espectáculo, incluido el personal administrativo del teatro. Con ellos tendrás que ver la hora de acceso del público a la sala. Algunos teatros dan acceso con mucha anticipación y todo debe de estar listo para ese momento.

Recuerda que al momento de iniciar la función debes de asegurarte de que la luz de trabajo o luz de servicio se apague en el foro, al igual que la luz de sala. Siempre debes de dar 2 voces: la voz de prevenido para que la gente se prepare (imagina a un técnico de tramoya que se encuentra el fondo del escenario y es quien debe de mover una vara que está hasta el primer término. Por lo menos le toma 20 segundos llegar a ella) y la voz de acción, para que ésta se ejecute.