Se dice que para que el fenómeno lumínico se lleve a cabo, es necesario contar con tres elementos:

¿Cómo manipulamos y modificamos la Luz?

Aquí conocerás cómo puedes modificar la luz para poder lograr un mejor montaje escenotécnico.
Para poner en práctica estas herramientas de modificación de la luz, sugiero ver el blog para conocer y llevar a cabo  los ejercicios prácticos.

Intensidad

Es la cantidad de luz que se percibe en el objeto iluminado, se mide en porcentajes donde el 0 es el obscuro  y el 100% es el máximo de capacidad de intensidad de la fuente luminosa.

Podemos decir que la intensidad de la luz resulta relativa porque al tener una fuente luminosa trabajando sola se podrá percibir su intensidad sin interferencias. Cuando se agregan otras fuentes, la inicial pareciera modificar su intensidad pero en realidad dicha modificación responde a la interferencia de otras fuentes lumínicas.

Podemos pensar en tres bloques de intensidad de luz donde de 0 a 40% es una intensidad baja; de 40 a 70% una intensidad media y de 70 a 100% intensidad alta.

Posición

Se refiere a la colocación de la fuente lumínica con respecto a el objeto a iluminar y el espectador.

La gran ventaja de esta característica es que nos ofrece innumerables combinaciones entre las diferentes posiciones que existen, esto enriquece nuestro trabajo lumínico porque puede proveer tridimensionalidad a los objetos que iluminamos

Distribución

Se refiere a las características del equipo de iluminación. Ver luminarias teatrales: su uso y función

Tiempo/Movimiento

Tiene que ver con el tiempo que transcurre cuando se hace un cambio de luz, es decir; la transición entre cambios de luz. Se mide en segundos.

Color

En la luz existen tres colores primarios: rojo, verde y azul (RGB por sus siglas en inglés). El resultado de la mezcla de estos colores son: amarillo (mezcla de verde y rojo), cyan (mezcla de azul y verde) y el magenta (mezcla de rojo y azul) , son los colores secundarios en la luz y sus siglas son CYM.